viernes, 13 de enero de 2006

Ana vrs La hormiga


Round 3



Se me quedan sólo las ganas.
Y me pellizco.
Me pego contra la pared.

No puedo llorar.

Nada…

Los ojos secos.
y el dolor en el pecho.
y me quedo con las ganas.
Con los porqués
Con los cómos
Y con los cuándos.
Esos crueles.

Y en plena auto-interpelación,
nada aparece.
Nada más que una hormiga.
Perdida.
Insignificante.

La aplasto.
No muere.
En mi inutilidad asesina,
se queda perdida,
sin el rastro de feromonas.
Preguntando dónde ir.

Y en pleno interrogatorio hormiguesco,
aparezco yo,
con el zapato listo,
para destruir el dónde.


02-05-2005

3 comentarios:

  1. Aaaaaa, Buñuel mujer, Dalí mujer, el Chien mujer, la hormiga andaluza mujer, salvadoreña por lo que sé. Vos quizá trataste con tu palma por error de aplastar a una hormiga, y se te quedó ahí, y en todas partes. Y por eso ana trata de matarla a la pobre, porque la hormiga ya es humana y ana y es de humanos autodespreciarse haga uno lo que haga. Que no venza la hormiga y no muera que me cae muy bien, muy bien caen las dos, atómicas o no. Saludos. No te midas.
    Turín.

    ResponderEliminar
  2. Aniux,este es uno de esos momentos "insignificantes" en la vida.... A los q una mujer como vos puede ponerle "sabor" ... "Y color" Sin embargo , aun me queda la duda de ¿¿¿por q no podemos dejar en paz a las hormigas???... Sera una venganza por lo que el destino hace con nosotros? jajaja

    ResponderEliminar
  3. La "inutilidad del ser", la imperfección al encontrarse mudo den sus propios adentros y una hormiga que lucha por la vida... hay que seguir viviendo igual que ella, hermana querida. Bello texto!
    Marce

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...