domingo, 11 de octubre de 2009

El Azteca, la derrota, las maras y un "Se busca"

*Atención: entrada larga y melodramática*



Pues sí. Fui al Azteca.

Cuando ya me había resignado ir a ver a la Lila Downs -que no era para nada mal plan-, porque conseguir una de las 300 boletas de General Sur parecía increíble, me dijeron que sí, que sí, que Chito había de comprarlas en El Salvador. Lo loco, que me las consiguieran en El Salvador y no acá.

Entonces ya con la camiseta del Super Selectos y la entrada no había nada más que hacer que ir. No había ido al Azteca, es más creo que nunca había visto en vivo a la Selecta. Por ahí había confesado que mi amor a la selecta ha sido más bien distante y crítico y que floreció con la lejanía de mi país. Pero ahí estaba el plan.

Si las bichas me hubieran avisado temprano, seguramente hubiera ido al Raddison a ver a los de la selecta, pero me quedé dormida jajaja. Entonces eso significó encontrarnos en Estadio Azteca. Lo que significó -además- disfrazarme para llegar por mis medios, porque una salvadoreñita solita, vestida de azul, pues sinceramente me daba miedito. Así que me fui con mi camisa de Camerún jijiji, pero ya con mis aritos azules y lista para encontrarme con la otra mara.

El Señor Estadio Azteca

Llegamos y a hacer filita. Entrar y todo. El mujeraje y el Chito, medio camuflajeados para poder entrar a la zona azul -Pobre Chito, se la pasó cuidando a seis mujeres-. Desde ya parecía enorme. Me sentía como hormiguita. Me imaginaba la toma aérea de los dos helicópteros que rondaban, ver un montón de hormiguitas entrando a un hormiguero. Seguíamos camuflajeados.

Dimos nuestro boleto: y nos dijeron: "Zona Azul?".

Y sí.

Para allá íbamos. No sabíamos como entrar y entramos en otra entrada y entrar era fácil así. De verde en la zona no azul. Con cornetas y todo lo que llevábamos. Y vi el Estadio. El señor estadio. Es una cosa enorme. Y a cualquiera, lo puede hacer sentir ínfimo, para que entiendan a los bichos jóvenes jugando por ahí. Nos fuimos al baño a hacer el cambio de camiseta. Y ya salimos y fuimos a la puerta llena de policías.

Pues en un principio pensé que era la policía que nos cuidaría. Pero como que quedo la sensación que también se cuidaban de nosotros. Nos revisaron todo, nos quitaron las cornetas, me revisaron toda -y el chiste: de a gratis-. A una de nosotras le quitaron la camisa verde que llevaba abajo. Y muchos salvadoreños se quejaron de que les habían quitado las banderas.

Eran las 2 y 30 y a esperar. Cada vez que entraba un salvadoreño se gritaba. Era como una fiesta. Todos éramos "algo" juntos, no sé qué, pero nos alegraba vernos. Nos alegraba bromear y nosotras estábamos ya como loquitas, tomando fotos a diestra y siniestra -que como recordarán no las tengo yo, porque yo no tengo cámara-. Y éramos pocos aún. Llegaban los periódicos a tomar fotos, ESPN, todo. Y uno gritando "El Salvador". Cada vez que pasaba eso los mexicanos se alebrestaban y nos empezaban a gritar de todo. Y era un poco divertido debo reconocer. Habían dos tipos con los pelos azules que les hacían unas caras que hasta los polícias les daba risa. Chistoso. Y hasta el momento, pues digamos que pacífico.

En esta alegría irracional posé para los diarios, me tomaron fotos los hermanos lejanos de en frente, tomé fotos a los que me lo pedían y hasta pasó Omar Angulo que no sabía quien era y me tomé una foto con él jajaja.

Poco a poco fueron llegando más de los salvadoreños que yo conozco que están radicados acá y fue una alegría podernos encontrar. Luego, entró otro con una camisa del Ché y una boina del frente y todos gritaron. Otra entrada sin igual fue la gente gritando "De choto", cuando entró Will Salgado.

Ya eran las 4 y media y parecía que sólo habíamos la mitad de los puestos y ya estábamos preocupados. Pero entraba la gente y alguien nos dijo: "Ahí vienen todos". Y sí, no sé donde los tenían guardados pero todos entraron de un solo a llenar todos los puestecitos. Eran en su mayoría, gente que venía de El Salvador. Hasta nos preguntaban en qué vuelo habíamos llegado... y no pues, en ninguno aquí vivimos, entonces sus papás son salvadoreños, nosotras somos salvadoreñas, sólo estudiamos aquí. Qué bueno. Qué estudian... larga pausa... jajaja es dificil explicar tres maestrías en una sola palabra.

El señor de las nieves había tropicalizado su mercado y decía "Estas son como las minutas". Y a mí me dio una risa. Nunca nadie compró cueritos, y todos preguntaban cuándo venderían cerveza. La política del Señor Estadio Azteca es se vende media hora antes hasta media hora antes que acabe el partido. Lo cual no me pareció mal, controlar 100,000 borrachos debe ser una tarea muy ardúa.

¿Avispas?, really?
Comenzó el partido y se detuvo. ¿Avispas en la portería salvadoreña? Por favor.

-Eso lo vieron en Carrussel -dijo la Nena.

Y yo no pude más que reírme. Parecía extraño. Como sacado de novela, sí. Diez minutos y demostramos que el tumbo no sólo se hace en vietnam, sino también en México. En serio, hasta los antimotines quedaron impresionados y algunos mexicanos del alrededor se quedaron asombrados, no sabían qué era lo que hacíamos pero pues, como que sí era efectivo - y un poco más elaborado que su "puto"-. Aunque me imagino que los muchachos de la selecta ni nos oían, 300 en un mar gritando, pero sí gritamos. "Nos pueden quitar las cornetas, pero no nos quitan el galío".

Y el partido fue. Muchas, demasiadas llegadas de México, una buena respuesta de un arquero. Y un 1-0 que cerraba el primer tiempo. El primer gol fue celebrado pacíficamente, y de todos los goles -en el mundo de la combinación de goles de un partido- con 95% de confianza les puedo decir que podría haber habido un gol mejor que ese, incluso de todas las otras llegada de México.

La derrota

Y el medio tiempo llegó. Fui a saludar a los otros salvadoreños, fui al baño. Y rápidamente empezaba el segundo tiempo. Los primeros quince minutos, señores de la selección, pese a las decisiones técnicas de alineación, jugaron como Dioses. Me sentí re-orgullosa de los bichos. En serio. Pero luego se vino el segundo gol. Con botellazos y todo. "Nos trataron como los tratamos", decía la Jakeline. Pero no sé. Porque nosotros les dimos platea -no los mandamos a vietnam-, y porque institucionalmente parece que ellos no nos trataron lo suficientemente bien. Pero pese a todo, la policia nos trató muy bien y nos escoltó y todo. El tercer gol, ya fue un desorden más grande. Debo decir que la gente que llegó de último, los que venían en los charters de TACA, fueron los que se sentaron más cerca de los mexicanos, y después del tercer gol se empezaron a marchar por lo mismo de que te estén tirando cosas - y hay que aceptar, que no eran los más aguerridos-.

En medio de estos desórdenes estuvo el gol salvadoreño que ni lo vi bien, ni los festejamos bien. Y ya con el cuarto, los señores antimotines se acercaron a pedirnos que nos fuéramos por nuestro propio bien. Digo, si el señor que está cuidando por tu seguridad te dice que te vayás, es porque ya no controla bien la situación. Así que decidimos irnos. Me puse el suéter -en medio de los salvadoreños ponerme la camisa verde tampoco era seguro- y nos fuimos escoltaditos por los policías, a quienes les agradecimos mucho, hasta llegar donde estaban los buses de los que habían llegado en esos buses -nosotros no-. A caminar. A caminar y a caminar. A tomar un pesero a 10 pesos (tres veces su precio original). Y oír a los mexicanos celebrar y decir cada tontería de los salvadoreños.

Las maras

"El que no salta es mara", "El que no salte es mara". Me dio un poco de cólera oír eso, porque en serio que nunca pensé que ser mara era sinónimo de salvadoreño. Pero bueno. Ellos están felices de que van al mundial, mientras en la media noche Calderón decreta la extinción de Luz y Fuerza, pero así es el fútbol.

Se busca

Se busca un mexicano guapo de camisa ocre que mientras gritaba a los salvadoreños y yo le gritaba los mexicanos, tuvo la decencia de comentar con puras sonrisas y gestos el partido con su servidora, a más de 100 metros de distancia. ¿Cómo sabré si sos vos? Tres preguntas: 1. ¿de qué color era mi diadema?; 2. ¿De qué era la paleta que me estaba comiendo mientras pasaba lo de las avispas? y 3. ¿Con qué brindaste después del segundo gol?. Ja! Aunque sé claramente que este mensaje no llegará a su destinario, lo dejo, para tentar al destino.

20 comentarios:

  1. LOL!

    Yo nunca iré a un estadio sin actitud "This is Spartaaaaaaaa!", así como tampoco he ido jamás a un partido de la Selecta. Tampoco creo que iría. Congratulo tus huevos de irte a meter a semejante mounstro [mis recuerdos del Azteca son vagos, tenía yo 10 años menos, pero era un totoposte] y envidio tu haber visto un guapote en el estadio, yo a lo más que aspiro es a encontrarme a un par de amigos el otro finde que juegue el Alianza.

    Vapues, lu!

    ResponderEliminar
  2. aunque hayamos perdido, qué dicha ir a ver un partido con tanto significado a un estadio tan importante. A ver si lográs interceptar a Sr. Desconocido jaja ;)

    ResponderEliminar
  3. "Nos pueden quitar las cornetas, pero no nos quitan el galío".
    Me gustó esa frase jejeje.

    Aww y qué encantador "se busca".

    ResponderEliminar
  4. Le hubieras gritado que buscara en google Aniuxa! jajaja.

    Pude imaginarme todo lo que describís, y gracias por apoyar a los selectos desde allá.

    ResponderEliminar
  5. Puedo entender el sentimiento de patriotismo q te nació dada la distancia y creemelo q es loable desde todo punto de vista.

    Lo de las avispas es bien believe it or not q no las vieron los oficiales q revisaron las mallas antes del encuentro, algo huele raro ahí.

    Lo de el q no salte es mara creo q lo entendiste mal, usualmente lo cantan en Argentina: "el q no salte es un inglés" hence ellos detestan a los anglos por su conflicto de las Malvinas, si no saltabas eras marera y no querias pasar por marera vea!? :D

    Gracias por compartir tu anécdota.

    ResponderEliminar
  6. Estimada

    Es triste lo que voy a escribir, porque soy salvadoreño, pero así es. Te reto a que vayas a ver algún partido de la Selecta en Vietnam, y tú misma comprobarás que, incluso vestida con tu camisa azul original, se sentirás infinitamente más vejada por tus compatriotas guanacos que lo que describes acá. En el Cuscatlán los otros que van vestidos de azul te mojarán, te lanzarán meados, te insultarán, te corearán cuulo, cuulo, te manosearán...

    México es un país en el que, ayer se vio, pueden ver fútbol sin vallas que separen la grada del campo. Quizá en 30 años algo así se pueda hacer en El Salvador.

    Lo que has hecho, aunque es honesto de tu parte presentarte como alguien sin referencias futboleras, es ver paja en ojo ajeno y olvidarte de la viga en el propio.

    Un abrazo desde San Salvador.

    ResponderEliminar
  7. Dudo que alguien, como vos decís "sin referencias futboleras", pueda hablar de algo que no ha visto. Ana habla, simplemente, de lo que vivió.

    ResponderEliminar
  8. Te envidio Aniuxa! me gustaria conocer el Azteca :D y me encanto como contaste lo que paso alla en el estadio :) abrazos

    ResponderEliminar
  9. Quizá Plaqueta te pueda hechar una mano haciendo un post sobre tu "se busca"...nada se pierde, y por sobre todo, se cumpliría mi predicción hecha antes de que te fueras a residir a México, recuerdas? te decía: pinche..... jejeje

    ResponderEliminar
  10. Que loca :) que pelado mi Aniuxa :) TQM Gata buen trip

    ResponderEliminar
  11. probando ... uno dos tres

    ResponderEliminar
  12. ¡Saludos!
    Me encuentro con tu blog al bus-
    car reseñas del concierto de ra-
    diohead, interesante conocer la
    mirada de alguien que viene del
    exterior. Hasta ahora había sido
    un "elemento pasivo" pero tu post
    me invita a poner algunos puntos
    sobre la mesa. La actitud en el
    estadio es explicable, más no jus-
    tificable, por lo siguiente: en
    San Salvador el equipo mexicano
    escuchó todo el tiempo ¡Enfermos!
    ¡Porcinos!, durante el himno gran
    parte del público no sólo silba
    sino que da la espalda, se exhiben
    banderas donde el escudo mexicano
    es cambiado por la figura de un
    cerdo, 24 horas antes del juego
    el vasco calienta el juego recor-
    dando a la afición las afrentas
    vividas. Se debe reflexionar que
    lo que se vive en la cancha es re-
    flejo de lo que pasa en la socie-
    dad, los aficionados de México no
    supieron distinguir entre las per-
    sonas que se compartarón así allá
    y los jugadores y afición salvado-
    reña que asistieron al juego.

    El ranking de aficiones con mejor
    comportamiento para mí fueron:
    Estados Unidos, Trinidad y Toba-
    go, Costa Rica, México, Honduras
    y El Salvador ( Aclaro que no sé
    que hubieran hecho los hondureños
    si el H1N1 aparece antes de visi-
    tarlos pero ellos suelen quemar
    banderas mexicanas)

    Ya que eres economistas deberías
    postear más sobre eso, durante
    un semestre llevé una clase de
    Economía Política que era muy in-
    teresante. Veo que tus gustos mu-
    sicales son muy sudamericanos y
    peninsulares, pero ya que estas
    en México te recomiendo que escu-
    ches algo de Santa Sabina, La
    Castañeda y los primeros discos
    de Café Tacuba,Fobia y Caifanes.

    R.C.

    ResponderEliminar
  13. Gracias a todos por comentar! En serio que escribir este post fue un poco para mostrar lo que viví. Sobre todo para que se sintieran un poquito allí.

    Y sí, no digo que los salvadoreños seamos unos angelitos.

    Anónimo del 13 de octubre: Yo misma digo "ponerse la camisa verde entre los salvadoreños tampoco". Porque sé cómo somos.

    Por ahí escribí de cuando fui al partido de los Pumas-Pachuca y mi admiración por cómo uds. eran mucho más pacíficos y comportados. Simplemente entrar en el debate Faitelson-No existen-Gripe Porcina- Aguirre... uh... no hubiera podido contar mi historia y los pequeños detalles que me hicieron pasar uno de mis mejores eventos aquí en México. Porque igual podría no ser justificable pero explicable lo que pasó el 6 de junio. Pero el debate me da un poquitín de weba, porque apagar un flame en los blogs puede ser complicado... uh... para eso ESPN y los medios que contratan moderadores para sus foros.

    Y crecí con los tacubos, Fobia y Caifanes y un poco con Santa Sabina.

    Soy economista y tengo un blog especial para eso, te invito a que pasés por ahí. Este es simplemente mi blog.

    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  14. [S]in duda que desde
    [E]ste punto de vista muy

    [B]ueno en como lo relatas
    [U]n saludo y gracias pero
    [S]iendo quien vives en mexico
    [C]reo que sabras que eso
    [A]gradable que viviste con el buscado te resulte...y cambien lo mal que pasaron en el estadio

    PD. Cualquiera puede leerte y quiza ya te halla contactado.

    ResponderEliminar
  15. Que chivo que fuiste a apoyar a la selecta al Azteca!!! Toda una aventura.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  16. Luego me daré una vuelta por tu
    blog de economía, si quieres luego
    te recomiendo algunos lugares en
    la capirucha para visitar en mi
    calidad de defeño exiliado en la
    provincia.

    R.C.

    ResponderEliminar
  17. Me imagino que fué una gran experiencia, que bueno que apoyaste la selecta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. oye, que bonito blog tienes. tambien me gusta mucho el nombre, muy ingenioso. a nombre del equipo de redaccion de el parodiaco, queremos invitarte a que veas nuestro sitio:
    http://www.parodiaco.com

    diviertete leyendolo, nosotros nos divertimos creandolo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...