miércoles, 3 de mayo de 2006

Un cuentillo nomás

Pa no perder la costumbre de publicar

La Economía y Mr. Fusades

“El crecimiento de la economía se vio acelerado durante los primeros años de la década, debido a la expansión tras los Acuerdos de Paz, influenciado por un ánimo de reconstrucción y crecimiento, la firma impactó profundamente la inversión cuya tasa de crecimiento para 1992 fue de 28.1%. El consumo se vio incentivado, así sus tasas de crecimiento para el trienio 1992-93-94 rondaron alrededor del 7.5%, disparándose en 1995 cuando la tasa de crecimiento fue de 9.2%. Otro sector que se incrementó fue el sector financiero que creció a un 21.4% en 1992 y a un 20.2% en 1994.

Sin embargo, este crecimiento se vio frenado en 1996, cuando se entró en recesión. Las causas de esta recesión todavía no se han establecido con certeza, pero se le adjudica al crédito al consumo, a través de las tarjetas de crédito y a los patrones del mismo en bienes duraderos, lo que tiende a disminuir en años posteriores, debido al carácter mismo de su demanda. Es así como el consumo crece de 1995 a 1996 sólo 1.6%, pero lo efectos se observan especialmente en la inversión cuya tasa de crecimiento cayó a -12%. El país se recupera pero cae nuevamente en 1998.


Por otro lado, según el Informe de Desarrollo Humano 2003, las tasas de crecimiento necesarias para alcanzar a nuestro vecino Costa Rica son cercanas al 6%, manteniéndose este alto crecimiento por un período de diez años para llegar a dicha meta.”

Luis interrumpe mi soliloquio. Ese último párrafo debe borrarse del trabajo. Yo le quiero pegar, es mi parte favorita, donde El Salvador se muestra tan atrasado. You know what Mr. Fusades said. Si yo sé. Nada de hacer análisis social. Cómo lo odio, más allá de que no esté aprendiendo nada, lo odio más que a su Paul Krugman y sus salarios pírricos para los países mano de obra abundantes… Luis tiene razón, odio cuando sus lindos ojos tienen razón, cuando me molesta queriendo quitarme el teclado y trata de escribir, cómo si yo lo fuera a dejar.

De vuelta a mi crisis en la balanza de pagos, ¿cómo puercas hacer un análisis sin ser social? ¿El ajuste no se da vía salarios y empleo, después de la dolarización? Ya me harté. Haré la revolución. Qué gran revolución ¿verdad? Luis toma la palabra: “realmente quiero pasar la materia”, invoca a la cara de Mr. Fusades de cuándo le pregunté por Stiglitz. Luis apunta lo que debería de ir en el trabajo: “la fundación Heritage, en su índice de libertad económica, reportó para El Salvador, que somos una economía en lo general libre (Mostly free)”. Somos libres, claro, eso es lo que quiere oír Mr. Fusades. En un acto de hipnosis me remito a lo que dice la Fundación Heritage, y hablo de lo necesario que venga la inversión extranjera. No sé que hacer ya. De remate, en mi cabeza se viene a qué no entiendo como un gradiente puede ser un punto con dirección. Es increíble, pienso en cuatro cosas a la vez: Mr. Fusades, gradiente, comida y en los ojos de Luis. El teléfono. Mr. Fusades, gradiente, comida, tinta y papel. A ver qué no se te vaya a olvidar todo. Luis y el teléfono: solo pienso en dos cosas. Luis y su novia. Jajajaja, me burlo de mí misma. Ok, ok, (ese anglicismo que no me puedo quitar), estamos encarando a Mr. Fusades, y si le comento el caso de George Soros. Imploro, apelo a Luis y sus ojos, y pongo mis típicos ojitos que no fallan, y menos cuando de hombres se trata (sí, así somos de malas las mujeres). Logré citar George Soros en las reflexiones finales.

Mr. Fusades oye mi exposición. Sólo habla de lo mal que Costa Rica se plantee como la Suiza Centroamericana, cuando no tienen las calles que tenemos nosotros, y pues mucho menos la tecnología en comunicación móvil (ay sí, eso es cierto, qué lindo mi celular de camarita). ¿Acaso yo he dicho eso? No. Un temblor en la cuarta planta. Cómo quisiera que fuera un terremoto que hiciera que una viga le cayera a Mr. Fusades y por fin terminar. Con el asco, termino la exposición, Mr. Fusades aplaude el enfoque de riesgo país, y sobre todo, que El Salvador debe dar más facilidades a que los extranjeros vengan a invertir…

Busco a Luis y ya no está.

Noviembre 2004

***

NOTA PARA LOS NO SALVADOREÑOS: FUSADES es la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social, un think tank... que creo que no debo decir de qué tipo, quedo clarito ;)

Nota para todos: Me acordé de este cuento por mi tesis, por la queja del tsunami y porque me da onda que cambién el horario. Saludos :)

9 comentarios:

  1. Me alegra encontrarme a mi amigo José Manuel en el "mejor blog de la semana". jajajajaja. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. "Who can say
    where the road goes
    where the day flows
    only time..." Enya

    Realmente y sin reparos: ¿A donde vamos?

    Quisiera vivir en el pais que dice Fusades que vivimos, pero que nadie lo vé, a excepción quizá de ellos y el gabinete de gobierno.

    Respuestas nadie las tiene, solo planteamos las preguntas ¿verdad?

    Pero es solo un cuento...¿Verdad?

    ResponderEliminar
  3. Ayy que cosas aniuxita...a veces, las circusntancias nos obligan a ignorar lo que esta pasando.. pero , sabes que? Este es un buen lugar para aclarar.. asi que ..gracias.

    ResponderEliminar
  4. Realmente sí es un cuento... tiene cositas reales, pero es un relato :P Cómo me lo encuentre a "Mr. Fusades"... jajaja

    ResponderEliminar
  5. Ya sé que lo estoy poniendo en el post equivocado, pero va un quinto soneto que vale la pena considerar. De Quevedo, why of course.
    Los dos versos últimos no tienen abuela, pero tengo años pensando en uno que me hubiera gustado escribir: "alma, a quien todo un Dios prisión ha sido".
    Saludos.


    AMOR CONSTANTE MÁS ALLÁ DE LA MUERTE

    Cerrar podrá mis ojos la postrera
    Sombra que me llevare el blanco día,
    Y podrá desatar esta alma mía
    Hora, a su afán ansioso lisonjera;

    Mas no de esotra parte en la ribera
    Dejará la memoria, en donde ardía:
    Nadar sabe mi llama el agua fría,
    Y perder el respeto a ley severa.

    Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
    Venas, que humor a tanto fuego han dado,
    Médulas, que han gloriosamente ardido,

    Su cuerpo dejará, no su cuidado;
    Serán ceniza, mas tendrá sentido;
    Polvo serán, mas polvo enamorado

    ResponderEliminar
  6. Ah, esa es mi hormiga favorita... la que es capaz de sobrecoger con una materia como la economía. Esa es Aniuxa, con la mente fría y el corazón caliente... con talento que desborda y una imaginación tremenda. Besos!!!

    P.S.: Ya sé que va en otro post, pero el del comentario anterior es también mi soneto preferido.

    ResponderEliminar
  7. Si... ese poema es genial!!! Todos estamos en el post equivocado, pero es cierto...

    ResponderEliminar
  8. Interesting site. Useful information. Bookmarked.
    »

    ResponderEliminar
  9. Interesting site. Useful information. Bookmarked.
    »

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...