martes, 8 de agosto de 2006

Que llueva, que llueva, la virgen de la cueva

Ayer, después de salir de mi trabajo empezó a llover. Horrible. De un momento a otro. Era imposible manejar y la Sonnel, como mujer responsable que es, decidió aparcarse en una Esso. Una hora. Yo pensé, en lo trágica y dramática que soy, que nos íbamos a morir. Después de jugar un poco con el empañado del vidrio y tratar de dejar las manitas al estilo Titanic y dibujar piecitos y demás... empezamos a oír que cosas caían sobre el carrito blanquito de la Sonnel. Hoy sí, ya nos morimos, pensé. Realmente también lo dije y la Sonnel, que es fácil de reír, se rió. Pero lo que sí fue sorprendente fue ver el granizo sobre el parabrisas. Nunca lo había visto.

No sé. Estos climas se me hacen anormales. De un momento a otro cae una tormenta con granizo y hoy amanece despejado y con calor.

No much to say. Solo me robé una foto de LPG de la tormenta... aunque quisiera una foto del granizo.















Foto: David Santarrossa

8 comentarios:

  1. cuando lluevan sapos se arreglará todo.
    :P

    ¡Besos pa ti, Ani!

    ResponderEliminar
  2. HUY NO, si está tremenda la situación económica y la tormenta de ayer es prueba de de eso.

    ResponderEliminar
  3. uhHH!
    ni hablar hormiguita!
    ya me imagino en tu barquita de hoja cruzando los "rapidos" de las cunetas.

    UHH!! granizo!... UHH!

    ResponderEliminar
  4. aniuxa, te aviso que acabo de iniciar mi blog:
    www.alasleves.blogspot.com
    esta bien elemental, pero ya vencere mi huevoneria y aprendere.
    tus visitas, comentarios y sugerencias seran altamente apreciadas.

    ResponderEliminar
  5. El granizo siempre me recuerda la infancia. No sé. Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. La lluvia refresca las ideas, alimenta a los animales y las plantas y trae el agua para los ríos y los mare. Es vida.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...