miércoles, 5 de julio de 2006

Un post sin postear

Hace varios días quería postear algo sobre la Plaza que le construyeron a Roberto d'Abuisson. La inauguraron, en honor a ese "prócer" de la patria, señalado en el Informe de Comisión de la Verdad, como miembro dirigente del grupo paramilitar "Los Escuadrones de la Muerte". Mismo a quién se le adjudica el asesinato de Monseñor Romero, cometido en 1980. La plaza dice entre las frases célebres del Mayor: "Patria sí, comunismo no". Entre las cosas de diario, el post se me quedó en el tintero.

Luego vino lo de los padres de Mariposa, el asesinato así, a la vieja ultranza, por motivos políticos, el lunes.

Me quedé sin postear. De nuevo.

Hoy fueron los disturbios en la universidad nacional, las manifestaciones violentas en contra del aumento de los precios del transporte y la luz, con los inevitables abusos de la autoridad.


La verdad... no estoy posteando... sólo enumero... No sé a quién(es) le(s) interesa revivir la guerra... Me parece demasiado cerca todos estos acontecimientos. Revivir la polarización... No me la creo que sea así nomás, simples casualidades... O no sé... al parecer el pasado está menos pasado ...

(...)

Pero a lo mejor me toque postear algo en serio, después. Que yo creo... esto se merece más que un par de simples líneas.

10 comentarios:

  1. Es dificil lo que ha pasado, me dice gente de la UES que habra mas manifestaciones...
    y pues ver un M16 en la calle despierta muchas cosas y de verdad marca otra vez la historia del pais.

    ResponderEliminar
  2. Dios! Estamos tristes, estamos mal, ver tan de cerca algo que no me toco vivir que solo he leido.. ha sido algo tan duro que llore al ver las imagines, se me acelero el corazon, una sensacion de terror me invadio..algo que no me saco de la cabeza.. no se.. algo debemos hacer los que no tenemos nada que ver en esta contienda politica.. que podriamos hacer?

    ResponderEliminar
  3. Cuánto duele ver esa violencia. Las alzas son violentas, sí señor. A los salvadoreños les debe recordar episodios muy tristes de su historia reciente. Quiero a tu país como si alguna vez hubiera estado ahí... y me duele. El miedo, aunque lejano, duele. Los análisis podrán venir después.

    ResponderEliminar
  4. Falta de tolerancia y sano juicio en ambos lados, en la sociedad ... en la cultura?

    ResponderEliminar
  5. HE ESCUCHADO HOY TODO TIPO DE COMENTARIOS SOBRE LO DE AYER EN POR LA UES, PERO LOS QUE ERAMOS NINOS EN ESE ENTONCES, Y HOY SOMOS YA ADULTOS, NO QUEREMOS NI EN BROMA REVIVIR LO DE LA GUERRA. YO CREO QUE FUE SUFICIENTE LO QUE VIVIMOS Y AMBOS BANDOS DEBEN PENSAR QUE NADIE VA A APOYAR EL ENFRENTAMIENTO ARMADO

    ResponderEliminar
  6. Con respecto a los ancianos vilmente asesinados en Suchitoto... ¿qué evidencias hay de que el asesinato fué político? Primero, aquí los asesinatos por envidias, competencias, viejas deudas, etc., están a la orden del día; segundo, es un poco descabellado suponer que el primer salvo en una guerra armada política se dispare contra unos pobres viejos desconocidos, habiéndo tantos otros objetivos potenciales más conocidos y más jóvenes.

    Por lo tanto, hasta no haber mejores pruebas, parece absurdo el pretender acusar al Estado de ser el perpetrador.

    ResponderEliminar
  7. Haré una entrevista el fin de semana. Pásate por el Manicomio el lunes o martes.

    ResponderEliminar
  8. Si algo no queremos es revivir la guerra. Hay heridas que aún no están cerradas, recuerdos que duelen todavía. Ana, da miedo esto, sí. Yo soy apolítica, no creo en ninguno de los lados, yo creo en la democracia, en mi gente. Como la usuaria anónima dice, creo que la mayoría de salvadoreños no estamos dispuestos a apoyar un enfrentamiento armado, muchos menos otra guerra. No queremos más violencia ni más muerte. Podemos reclamar nuestros derechos, pero esa no es la salida, no es la solución.

    ResponderEliminar
  9. No a las armas, esta bien la libertad de protesta, pero tampoco hay que llegar a la violencia extrema, esto ya huele a guerra de nuevo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. OPtar por la muerte es lamentable. He vivido en un país privilegiado, y con dolor he visto el dolor de nuestros hermanos centroamericanos. El arma que nos (les) queda es, sin duda, la palabra!! eso nadie nos lo arrebata!! JAMAS!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...